A la hora de encarar la realización de un videojuego nos beneficiará muchísimo toda la documentación que podamos delinear previamente para agilizar el trabajo del equipo y evitar costosas ideas y vueltas en torno a decisiones complejas. Además, una atractiva documentación conceptual nos permitirá seducir a inversores a que apoyen el proyecto para poder arrancar con fuerza desde el primer momento.

En términos generales, el propósito de la documentación es comunicar la visión en detalle suficiente para ponerlo en práctica. Se elimina la incomodidad de programadores, diseñadores y artistas que vienen a los productores y diseñadores pidiendo lo que deberían estar haciendo. Se les impide la programación o la animación en una caja, sin ningún conocimiento de cómo debería quedar, y se aclara si es aplicable a su trabajo o se integra con el trabajo de otros. De este modo se reduce el desperdicio de esfuerzos y confusión. 

El primer paso será desarrollar un Pitch Document. Aquí, en cinco minutos debemos poder expresar condensadamente el espíritu del juego. Básicamente debe tener los elementos básicos que describan la idea.

A continuación comenzaremos a elaborar un Concept Doc en donde le daremos la forma inicial a la idea en función de los conceptos trazados en el Pitch Document.

Luego llegará el momento de ampliar la información en un documento un poco más extenso llamado Proposal. Aquí desarrollaremos más acabadamente los lineamientos generales de cada uno de los puntos enunciados en el Pitch Document.

Y finalmente pasaremos al GDD que es un documento dinámico en constante evolución y transformación.

Si bien no hay una receta única para la elaboración de un documento de diseño, sí tenemos unas pautas generales y universalmente aceptadas que hacen a las buenas prácticas de su desarrollo. La anatomía de un documento de diseño puede variar sustancialmente de un juego a otro, pero en términos generales todos van a detallar con claridad una serie de puntos que se deciden en todos los juegos sin importar la distinción de género. Y para esto contamos con una interesante lista de consejos para organizar efectivamente el desarrollo de un GDD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *