Nuestra primera imagen en el mercado

La creación de marca posee una serie de pasos a seguir:

  1. Identificación del mercado meta al que apuntamos. 
  2. La personalidad que queremos que nuestra marca tenga. 
    1. Involucramiento con el target. 
    2. Elección de nombre correcto. 
    3. Diseño de logotipo que refleje claramente la identidad buscada. 
  3. Elección de embajador (padrino). 

El sitio Soy Entrepreneur nos sugiere 7 tips para nombrar una marca que nos pueden resultar de gran utilidad.

Caminos creativos

Una buena forma de elegir el nombre para tu empresa es utilizando tu propio apellido. Es una opción simple y formal para identificar tu producto o servicio. Optar por esta modalidad te lleva a enfocar tu logo como una representación fiel de lo que es tu empresa. Es necesario que el logotipo se desarrolle de tal forma que muestre la identidad de tu nombre.

Podés utilizar un nombre que haga referencia directa a tu producto. Esta opción es buena cuando te especializas en determinado sector, como por ejemplo las hamburguesas. Esta opción puede ayudar a simplificar la creación de tu logo, ya que si te estás especializando en la venta de algo específico, el diseño es relativamente fácil.

Preocupate por que el nombre signifique más que un producto, que haga referencia a la calidad a los precios o los beneficios. Por ejemplo, si vendes zapatos, que se destaque que son económicos. Al destacar un beneficios dentro del producto, desarrollar un logo puede ser menos complicado. Si tomas el ejemplo anterior, el diseñador podrá incluir un signo peso dentro del logo, dando a entender la economía del producto.

Podés optar por un nombre creativo que presente una palabra o término que lleve un significado especial, al cual vos le entregarás el concepto con el paso del tiempo y la conformación de tu propia marca, como es el caso de Yahoo! o Google. Las mejores piezas gráficas se logran con la ayuda de un profesional dedicado al diseño, arte o disciplina relacionada, pero es recomendable que si el nombre que elegiste tiene algo de fantasía, preocúpate de trabajar con tu diseñador compartiendo ideas. De esta forma evitás que el profesional se vuelva demasiado creativo y desvíe la atención de los objetivos que querés lograr con el logo.

Ver “Historia de algunas grandes marcas“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *