Científicamente comprobado: Jugar juegos de acción atrofia parte del cerebro.

El investigador Greg West publicó un Abstract de Psiquiatría Molecular en el cual desarrolla su investigación sobre el impacto de los videojuegos en la materia gris de los jugadores.

Mapeo cerebral de los jugadores de videojuegos
Si bien los videojuegos pueden estimular ciertas partes del cerebro, también pueden afectar a la materia gris del hipocampo.

El documento, titulado Impact of video games on plasticity of the hippocampus describe el proceso de estímulo y deterioro del cerebro que atraviesan los jugadores de diferentes géneros.
Sobre un total de 51 hombres y 46 mujeres durante 90 horas de juego, se analizaron las experiencias frente a los títulos Call of Duty, Killzone y Borderlands 2, así como a dos juegos en 3D de la serie Super Mario,
Si bien ya se sabía previamente que los videojuegos realizan un gran aporte al estímulo de determinados aspectos del cerebro, este estudio se interesó por los efectos adversos que se generan. Y los resultados fueron tan llamativos como sorprendentes.
Durante más de diez años, la ciencia demostró que los jugadores de videojuegos de acción tienen mejor atención visual, memoria a corto plazo mejorada, y mejor motricidad. Y son muchos los estudios que confirmaron estas afirmaciones.
Sin embargo, esta nueva investigación del científico de la Universidad de Montreal, desvela ahora que eso tiene su precio. En su comunicado afirma que los gamers tienen menos materia gris en su hipocampo, una parte esencial del cerebro. Y cuanto más debilitado está el hipocampo, mayor es el riesgo de contraer una enfermedad mental como la depresión, la esquizofrenia, estrés postraumático o Alzheimer.
Este estudio sorprende y representaría un cambio de paradigma en el análisis de los videojuegos, porque tal como afirma el mismo autor, “Está demostrado que son buenos para ciertos sistemas cognitivos del cerebro, principalmente los que están relacionados con la atención visual y la memoria a corto plazo, pero otras evidencias muestran que también podrían tener repercusiones sobre el hipocampo”.

Cómo fue el estudio

Se realizó con imágenes del cerebro comparadas entre las personas que recurren frecuentemente a videojuegos y las que no juegan. Estas imágenes han revelado que los adictos a videojuegos tienen menos materia gris en su cerebro. Un dato un tanto aterrador para quienes ya llevan tiempo consumiendo sus vidas frente a la pantalla.
Vale destacar que la investigación trazó dos estudios longitudinales para establecer un vínculo de causalidad y demostró que el hecho de participar en videojuegos es lo que provoca estos cambios en el cerebro.
El hipocampo es la parte del cerebro que ayuda a orientarnos (memoria espacial) y a recordar experiencias pasadas (memoria episódica). Por lo tanto, cuanta más materia gris haya en el cerebro, mejor será su estado de salud.
Sin embargo, el “cuerpo estriado” es otra parte del cerebro tan importante como el hipocampo. Y está constituido por lo que se llama el núcleo caudado, que actúa como una especie de piloto automático y de sistema de recompensa. Este es el que nos lleva a casa cuando salimos del trabajo y nos indica cuándo debemos comer, por ejemplo. También nos recuerda cómo se hacen las cosas, como andar en bicicleta.
Así, se comprobó que los videojuegos estimulan más el núcleo caudado que el hipocampo: el 85% de los jugadores utiliza esta parte del cerebro para navegar por un videojuego. El hipocampo, por ello, se utiliza menos, y por lo tanto pierde células y se atrofia. Así lo señala el presente estudio. No obstante, el resultado varía según la estrategia de navegación de los participantes y el tipo de videojuego escogido.
Por lo tanto, como desarrolladores de videojuegos, debemos ser responsables al armar las historias y diseño de niveles. Porque si la acción disminuye la materia gris del hipocampo, no nos podemos quedar solo con que sirven para reforzar las aptitudes cognitivas, básicamente porque el desarrollo de estas aptitudes podría tener un precio muy alto para el jugador. Y en estos términos es como lo, señala el estudio. De este modo, al concebir el videojuego, ya sea desde el pitch document, o ya elaborado el GDD (Game Design Document o Manual de Diseño de Videojuego), el game designer debe preocuparse no solo por la experiencia del jugador, sino también por lo que le sucederá a lo largo de su vida luego de haber abordado su juego.
Si bien el abstract no es concluyente, porque aclara que harán falta más estudios para ver los efectos a largo plazo, ya afirma algunos tópicos: No sería recomendable que personas con la enfermedad de Parkinson o cualquier forma de demencia, Alzheimer, esquizofrenia, depresión, o estrés post-trumático, que son personas que de por sí ya tienen menos materia gris en el hipocampo, sigan tratamientos basados en la práctica de videojuegos de acción.
Fuentes: Impact of video games on plasticity of the hippocampus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *